14 diciembre 2013
top space
14 diciembre 2013

Nadie nace obediente

AUTHOR: // CATEGORY: escritos 5 Comments

¿Recuerdas cuando Dios le ordenó al Rey Saúl que atacara a los amalecitas y los destruyera por completo? Lee 1 Samuel capítulo 15, o lee aquí.

Después de la victoria, Saúl perdona a Agag (rey de los amalecitas) junto con lo mejor de las ovejas, bueyes, corderos y todo lo bueno. Consideró que dejarlos vivir era mejor idea que obedecer la instrucción que el profeta Samuel le había dado (Le parecía un enorme desperdicio destruir algo tan bueno, y además, el pueblo lo estaba presionando para que les entregase algo del botín a ellos). Le importó más obtener riqueza y tener la buena opinión del pueblo que obedecer a Dios y seguir su voluntad. Por esta desobediencia Saúl fue destituido del trono.

¿Cuántas veces tomamos decisiones o hacemos cosas que en nuestra opinión parecen “lo mejor”, aunque estemos desobedeciendo una orden directa que se nos ha dado?

“Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios…” 1 Samuel 15:22

El mejor ejemplo de obediencia y humildad es Jesús en el Monte Getsemaní: “Padre, si quieres, te pido que quites esta copa de sufrimiento de mí. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía.” (Lucas 22:42 NTV) En ese momento, a Jesús, la voluntad del Padre no le parecía “lo mejor”, pero había aprendido a obedecer en todo.

Dios no sólo nos pide ir a la iglesia, leer la Biblia, servir y dar ofrendas; Él nos pide que nos neguemos a nosotros mismos y abracemos la obediencia con un corazón dispuesto a seguir su voz. Recuerda, aunque de momento no lo parezca, su voluntad siempre es buena, agradable y perfecta.

La obediencia se aprende

Aunque era Hijo de Dios, Jesús aprendió obediencia por las cosas que sufrió.
(Hebreos 5:8 NTV)

Nadie nace obediente. Tampoco nos hacemos obedientes por ir a un congreso, o porque alguien nos imponga manos. La obediencia se aprende. Nunca es algo “que me nace” o automático; requiere decisiones conscientes, a menudo difíciles. Verdadera obediencia es dolorosa, por lo menos en el momento de obedecer, pero trae recompensa. A la medida que vamos aprendiendo a obedecer, Dios nos puede confiar mayores cosas.

A veces somos desobedientes en una manera abierta, en franca rebeldía, pero la mayoría del tiempo nuestra desobediencia se disfraza. Decimos que sí (o por lo menos no decimos que no!) pero no hacemos lo que se nos ordenó (eso se llama obstinación, o ser tercos). Luego damos razones y argumentos de porqué no nos fue posible obedecer, inclusive con tono agradable y hasta humoroso, pero a final de cuentas, es desobediencia.

Si tiendes a ser una persona obstinada, terca o desobediente, hoy es un buen día para que dobles tus rodillas y te arrepientas ante Dios. Habla con aquellos que tengan alguna autoridad sobre ti (tus padres, pastores, profes, líderes), y si es necesario pide perdón por tus acciones y actitudes.

“Someteos unos a otros en el temor de Dios” (Efesios 5:21)

Esta actitud—abierta a lo que Dios nos diga a través de los demás—es la clave para aprender a obedecer. Y, aunque es posible (probable) que volvamos a caer, en Cristo tenemos las puertas abiertas para levantarnos, confesar nuestro pecado y seguir ejercitándonos en ser obedientes a la voz de Dios, venga a través de quien venga.



--   Comments 5

  • si la obra que Dios nos encomendo deve ser ser con amor y sin contienda porque somos santos delante de el y en el temor de lo que emos aprendido

  • Esto es un tema que se ah enseñando mucho en mi iglesia. Gracias por dejar que Dios use sus vidas para confirmar y reforzar este principio en mi vida.
    La obediencia es nuestra mejor adoración a Dios!

  • Dios le dijo a Moisés ¡que dejara de orar y se moviera! La oración debe tener un lugar vital en nuestras vidas, pero también hay lugar para la acción. En ocasiones sabemos qué hacer, pero oramos para pedir más dirección como una excusa para justificar que no queremos actuar. Si sabemos lo que tenemos que hacer, es tiempo de moverse.

  • La obediencia: un tópico que a nadie nos gusta tocar, pero es la base para nuestro crecimiento en carácter y gracia para con Dios. Gracias por esta reflexión. Bendiciones.

  • Hermoso mensaje de parte de Dios para mi vida, ya que es una situacion que estoy pasando en este momento, pero lo mejor de todo es que me confirma que Dios esta tratando en mi vida para que sea obediente a El y haga todo lo que me ha encomendado, gracias a Dios por cada palabra que lei, por que es gran bendicion a mi vida.

Comments are now closed.